logotype

Morón en la década del 30

Segunda parte de la historia, donde se relata el golpe de estado, el cambio de nombre del partido y la polémica que generó en la comunidad moronense. 


Morón en la década de 1930 (parte 2)
FRESCO EN LA MEMORIA
Graciela Saez


La política en Morón 1930-1940

A partir del golpe de estado del Seis de Setiembre de 1930, gestado enel Partido de Morón, este municipio se convertiría de alguna manera en “el meridiano político de la Provincia de Buenos Aires”. El hecho de que Manuel Fresco residiera en Haedo, localidad de este municipio, y que el presidente del Comité radical de la provincia, el Ing. Ernesto Boatti, que había sido ministro de Obras Públicas durante el gobierno radical, viviera en Morón, determinó una altísima politización en la población, ya que los jefes de los dos grandes partidos provinciales, también disputaban en el territorio local.

En la casa de Fresco, los golpistas se reunieron en la víspera del 6 de setiembre para dirigirse luego a El Palomar, localidad cercana a Haedo, para unirse con los militares dirigidos por el General José Félix Uriburu. El propio Fresco, en su discurso de homenaje a este militar, a dos años del golpe, historió los prolegómenos de la revolución, elogiando su brillante actuación: "Seis de Setiembre ha sido el gran escenario de la gesta revolucionaria. Aquí el Gral Uriburu estuvo refugiado en las preliminares del movimiento en la casa de Günther. Un modesto chauffer de este pueblo lo transportó en sus giras de conspirador para bien de la patria. En este partido están los cuarteles de El Palomar, que actuaron rápida, eficaz y decididamente en la acción del seis. La escuela de comunicaciones formó la retaguardia de la columna cívico militar que encabezaba el glorioso Colegio Militar y la Escuela de Aviación del Palomar... También aquí un grupo de civiles, patriotas de verdad, se concentraban esperando la orden de marcha que había de impartir el hoy Capitán Bablín cumpliendo instrucciones del Gral. Arroyo y del Tte. Cnel. Descalzo, la noche víspera del día glorioso ”. (3)

El Partido de Morón quedó marcado por este primer golpe de estado del siglo XX, tanto que vio transformada su propia denominación. En el año 1932, de acuerdo a un proyecto presentado por el Senador Dr. Saúl A. Obregón, el gobierno provincial, cambió con aprobación de la Legislatura el nombre de este Municipio. Se lo llamó Seis de Setiembre en homenaje al día del golpe militar que derrocara al Presidente Hipólito Irigoyen. La reacción popular fue inmediata, provocando un movimiento de resistencia, y organizándose una Comisión Popular de Vecinos para la restitución del nombre. La desaprobación se hizo manifiesta incluso en El Imparcial, que tan parcialmente defendía “la
revolución”.

Acerca del proyecto decía: “No discutiremos la importancia que esa fecha tendrá en los anales de nuestra historia política, pero tampoco estamos conformes que ella venga a suplantar el nombre de esta progresista e importante ciudad, que constituyó, en tiempo no lejano el punto de reunión y de veraneo de lo más distinguido y granado de la sociedad porteña. Morón es tradicional y esta íntimamente ligado a la vida social argentina, y su eliminación sería una lamentable equivocación que levantaría generales y justificadas protestas en el vecindario de esta ciudad…No debemos olvidar que las masas populares viven sentimientos tan arraigados que no admiten sustitución de ninguna naturaleza...Y el cariño al nombre de su pueblo es uno de ellos.”

Los diferentes sectores de la comunidad se movilizaron para que el nombre fuera restituido. Eusebio Giménez, distinguido vecino del partido, que había sido Comisionado Municipal a fines del siglo XIX y cuya casa de la calle Rivadavia, legaría para que allí funcionara la actual Biblioteca Municipal, pronunció una conferencia en el Teatro Italia Una, el 10 de julio de 1932 sobre este tema. En la misma, bajo los auspicios de la Comisión Pro Mantenimiento del nombre de Morón, recurrió a distintos argumentos: “el nombre nace hace mas de tres siglos sin que nadie se halla atrevido a cambiarlo”. Al final expresaba: “El Palomar, que hoy pertenece al partido de San Martín, debido a la mensura que hizo el Ing. Adolfo Sourdeaux, de Morón, es el testimonio mudo de ese hecho importantísimo que definió una situación bien difícil, por cuanto trazó el derrumbe del despotismo y la organización nacional.” decía refiriéndose a la Batalla de Caseros , “Sin embargo no se le cambió el nombre a Morón, por el del vencedor ola fecha de la batalla, ni por ningún otro, porque él pertenecía a la historia y debe ser respetado".

La estación ferroviaria mantuvo su denominación, no así el Partido que recién 14 años después, en 1946, en la gestión del Intendente
justicialista Cesar Albistur Villegas, dejó de ser Seis de Setiembre
para volver a llamarse Morón.

 

 

haedo

2018  El Transformador / Caseros 200, Haedo / 4659-8757   globbersthemes joomla templates