logotype

Fresco. Entre la Renovación y el Fraude

Seguimos conociendo la historia de nuestra casa, de nuestro barrio. Hay en la memoria información valiosa sobre el presente, y hacia ella vamos. Pinta tu aldea y pintarás el mundo. 

Hoy comenzamos a transcribir el texto Manuel Fresco – Entre la revolución y el fraude, de Emir Reitano, a quien le agradecemos que lo haya compartido con nosotrxs. 

 

MANUEL A. FRESCO 
ENTRE LA RENOVACIÓN Y EL FRAUDE - Parte 1

Introducción 

La década del 30 fue un período singular y traumático en la historia del siglo XX. En ella se gestaron y maduraron experiencias políticas nuevas que ocuparon un lugar protagónico ante la crisis del mundo capitalista y las democracias liberales. 

Si bien el siglo XX fue denominado el siglo de las ideologías, éstas convivieron, maduraron y se enfrentaron precisamente durante el transcurso de la década del 30. La Argentina, como el resto de América Latina, no fue la excepción ante esta tormenta de ideologías en conflicto y su resultado fue la aparición de nuevas fuerzas en el mundo político y la lucha de las viejas fuerzas por renovarse. Manuel Fresco fue un personaje de esta época, producto y víctima de la misma dado que intentó, dentro de una vieja estructura política que daba síntomas de agotamiento, ensayar una nueva fórmula para los años venideros. Fresco constituía una figura que no encuadraba dentro de las filas de su propio partido político, dado que era una de las personalidades más discutidas del momento y sus actitudes resultaban demasiado resonantes. Tal vez su convicción autoritaria como también su filofacismo no le permitieron continuar con su proyecto “renovador” dentro del Partido Demócrata Nacional (fuerza creada “ad hoc” por los conservadores para legitimarse como partido gobernante) ya que, a fines de la década del 30, su propia estructura partidaria le cayó encima cobrándole cara su transgresión. Cabe destacar también que el Fascismo adquirió su connotación trágica luego de la Segunda Guerra Mundial, pero durante los años veinte y treinta la propuesta fascista era una alternativa que, sumada al nacionalismo católico presentaba un cuadro político novedoso y atractivo para muchos sectores políticos y Fresco era una de esas figuras encolumnadas en este ámbito. Los años venideros, la situación mundial y los cambios que trajo aparejado el fin de la Segunda Guerra Mundial, dejaron a Manuel Fresco marginado de la actividad política ante una fuerza avasallante que se imponía en la Argentina de los años cuarenta. La irrupción del peronismo dejó de lado a los viejos partidos y su estructurada dirigencia que, asistiendo no sin asombro a los cambios sociopolíticos que se avecinaban, fue incapaz de generar una renovación.

2018  El Transformador / Caseros 200, Haedo / 4659-8757   globbersthemes joomla templates